Banner Principal

02/06/2022

Hablemos de los pasos claves el cuidado de tu piel y es que a pesar de oír hablar mucho del tema encontramos varias fuentes de información contradictorias y en ocasiones en contravía del objetivo que perseguimos que es justamente el bienestar de nuestra piel.

Una de las claves para mantener la salud de nuestra piel y como consecuencia el buen aspecto de la misma es una rutina de cuidado básica que será una 1) buena limpieza, 2) hidratación de la piel con una un producto apropiado para nosotros y 3) cuidarnos del Sol el protector solar es algo muy importante; con esto en mente comencemos desmenuzando todos estos pasos.

para empezar es recomendable que nos lavemos el rostro 2 veces al día, en la mañana y en la noche, en la mañana removemos toda la grasa que pudimos acumular en la noche y así podemos poner nuestros productos para comenzar el día, y la noche es muy importante porque en este momento retiramos toda la contaminación que acumulamos en el día y los residuos de maquillaje si lo usamos, esto aplica para todas las edades y tipos de piel, este lavado debe ser gentil con las manos, no es necesario que utilicemos algún otro tipo de utensilio, como cepillos o masajeadores, podemos humedecer nuestra rostro, poner el producto en nuestra mano distribuirlo movimientos circulares, en las áreas donde se suele acumular un poco más de grasa como la nariz o la zona “T” podemos hacer un poco más de énfasis; dentro de este punto de la limpieza, encontramos a los exfoliantes que no deben de ser utilizados diariamente o de manera indiscriminada y se deben utilizar con cuidado sobre todo en pieles secas y/o sensibles, pues estos exfoliantes pueden contener gránulos o partículas de ingredientes abrasivos generen micro rasguños en nuestra barrera cutánea generando reacciones adversas por la acción mecánica de estos gránulos o partículas, en pieles mixtas a grasas se pueden utilizar una o 2 veces por semana aproximadamente, por su parte en pieles sensibles es mejor que lo consultar con nuestro dermatólogo y utilizarlo según su criterio o quizá hacerlo solamente una vez al mes o una vez cada 15 días. Para esta etapa de la higiene el mercado ofrece muchas alternativas como los jabones en barra que son una buena opción sin embargo hay que cuidarlos mucho, pues al estar en contacto con el ambiente se ensucian y se contaminan con facilidad, otra alternativa para el higiene del rostro son los jabones líquidos o en gel que permanecen más aislados de la suciedad del ambiente la elección de uno o de otro, dependerá de nuestro tipo de piel (revisa como identificar tu tipo de piel en artículos anteriores), y de nuestra preferencia personal, también encontramos unos jabones con un ph fisiológico que son muy buenos para pieles sensibles o pieles secas. La elección de el jabón adecuado para nuestro tipo de piel es importante pues si elegimos un producto equivocado podemos alterar nuestra barrera cutánea dañándola y dando pie a que se produzca una irritación, enrojecimiento, ardor entre otros

El siguiente paso es la hidratación, todas las pieles independientemente de sus características requieren hidratación, a las pieles secas les va mejor utilizar cremas o leches hidratantes, y las pieles mixtas a grasas les va bien con geles hidratantes o lociones fluidas con agentes sebo reguladores y matificantes, la textura es algo muy importante que debemos de seleccionar acorde a cada persona pero definitivamente todas las personas necesitamos utilizar alguna crema hidratante idealmente 2 veces al día, en la mañana y en la noche, algunas personas de piel muy seca pueden llegar a requerir aplicarla más veces al día esto es algo muy personal y debe estar orientado por un profesional, las pieles más sensibles también se deben hidratar con una crema que no tengan perfume, formulas minimalistas pues con menos sustancias en la formulación se podrá evitar la reacción de la piel y su irritación.

El siguiente punto es la protección y con esto nos referimos a las medidas de foto protección es decir, cuidarnos del Sol de manera física, ejemplo: buscar la sombra utilizar un sombrero, no exponernos directamente en horas pico es decir entre las 10:00 am 11 de la mañana hasta las 4:00 pm que es cuando los rayos solares entran a la atmósfera de manera más directa, y esa radiación altera nuestras cédulas, y por supuesto el uso diario de protector solar. Como ya hemos visto en artículos anteriores(*articulo) podemos encontrar muchas alternativas de protectores y pantallas solares, con diferentes características adaptables a los diferentes tipos de piel, edades y necesidades, el uso de estos protectores solares debe ser estricto, para evitar el daño crónico y el envejecimiento prematuro de nuestra piel, sin importar si permanecemos al aire libre, donde debemos aplicarlo con mayor rigor, o si por el contrario permanecemos en ambientes cerrados expuestos a las luces de los dispositivos electrónicos como computadores, celulares, incluso televisores.

En resumen las claves para mantener una calidad de piel optima debemos tener una buena limpieza, en la mañana y en la noche, si de repente sentimos que tenemos puntitos negros podemos agregar un exfoliante una vez a la semana si nuestra piel lo permite, debemos ser muy observadores pues si nuestra piel es muy sensible es mejor evitarlo, la hidratación siempre presente según nuestras necesidades particulares y cuidarnos del Sol con todos los métodos a nuestro alcance, es muy importante consultar con nuestro dermatólogo si notamos alteraciones en nuestra piel pues una rutina que puede ser muy sencilla quizá ella necesite tratamiento médico o medicamentos.

Escribe un comentario

WhatsApp